Revelan la dieta con la que Beyoncé bajó casi seis kilos en menos de 30 días

Recientemente se ha visto que Beyoncé ha tenido una pérdida de peso importante y en un tiempo récord, sin embargo, ¿es esto posible?, ¿cuál es la dieta de Beyoncé? Aquí te lo decimos.

Según el ranking del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), la dieta estilo Royalty se ha convertido en tendencia luego de que famosos como Meghan Markle, Ben Affleck y Beyoncé, perdieran una importante cantidad de peso corporal.

La dieta Royalty es una de las dietas más completas en cuánto a la inclusión de alimentos se refiere y además no tendría efecto rebote, en ese sentido, el experto en nutrición del IMEO, Rubén Bravo advierte que algunas dietas de moda pueden ser peligrosas pues se utilizan métodos para adelgazar poco saludables y que no están basados en evidencias científicas.

Las llamadas “dietas milagro” prometen una pérdida de peso rápida e importante, sin embargo, un plan de alimentación equilibrado deberá lograr la pérdida de peso paulatina y como regla general no sobrepasar la pérdida de 1.5 kilos por semana y 6 kilos al mes.

¿La mejor dieta?

Encabezando el ranking está la dieta con alta densidad de nutrientes que es una dieta abundante y rica en alimentos de alta densidad nutritiva:

“Es aquella que proporciona proteínas de alto valor biológico, grasas cardiosaludables, vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra de calidad a partir de alimentos saciantes y libres de calorías vacías”.

¿Qué es la dieta Royalty?

Es una dieta que se basa principalmente en el consumo de frutas y verduras, proteínas de alta calidad como salmón, pollo y atún, frutos secos y semillas, mientras trata de evitar el consumo elevado de gluten:

“Es una dieta que plantea comer sano y priorizar ciertos alimentos que benefician la salud, dándose pequeños gustos de vez en cuando”.

Así, la dieta Royalty  incluye alimentos muy nutritivos que pueden aportar grasas saludables, proteínas y un alto contenido en fibra, algo  que resulta fundamental para controlar los niveles de glucosa en sangre y, por ende, el hambre, y favorecer la salud intestinal, un factor clave para el sistema inmunitario.

¿Qué es una dieta?

Durante muchos años la palabra “dieta” ha sido utilizada de forma equivocada para referirse a una restricción de alimentos (restricción calórica) o para referirse al consumo de pequeñas cantidades o tipos de alimentos para conseguir la pérdida de peso.

Pese a lo anterior, la palabra dieta únicamente hace referencia a la suma de los alimentos que son consumidos por una persona u organismo vivo durante un periodo de 24 horas.

En ese sentido, información publicada en “Alimentación para la Salud” refiere que una dieta saludable al igual que un patrón de alimentación saludable se caracteriza por un alto consumo de vegetales y frutas, consumo moderado de leguminosas, pescado, cereales integrales, aceites vegetales y por un bajo consumo de cereales no integrales, carne roja, particularmente embutidos, en los cuales se utiliza sodio para su conservación, azúcar, sal y grasas trans que pueden estar presentes en las margarinas, productos de pastelería industrial, comida rápida, y otros productos principalmente industrializados.

¿Cómo lograr una dieta saludable?

Una dieta saludable y correcta tiene las siguientes características.

Completa: Que contiene todos los nutrimentos. Para esto se recomienda incluir por lo menos un alimento de los tres grupos, que son Verduras y frutas, alimentos de origen animal y cereales o sustitutos.

Equilibrada: Que los nutrimentos guarden las proporciones adecuadas entre sí.

Inocua: Que su consumo habitual no implique riesgos para la salud, por lo que debe estar exenta de microorganismos nocivos, toxinas, contaminantes y que no se consuman cantidades excesivas de algún nutrimento.

Suficiente: Que cubra las necesidades de todos los nutrimentos de acuerdo al grupo edad y las características de cada individuo.

Variada: Que se incluyan diferentes alimentos de los tres grupos en cada tiempo de comida principal.

Adecuada: Que sea acorde con la cultura y los gustos de quien la consume, además de que sea ajustada a los recursos económicos con los que se cuentan.

Con información de: Alimentación para la Salud y Secretaría de Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.